La Noche de Madrid está plagada de posibilidades y nadie puede decir cuál es la mejor, puesto que nuestra preferida siempre va a depender de nuestros gustos, de la posición de la luna, de nuestro estado de ánimo y de muchas otras cosas que no controlamos. Con todo y con eso, buscar un lugar que nos ofrezca lo que buscamos en cada ocasión es toda una aventura y una ciencia, una expedición interminable para estar siempre lo más cerca posible del lugar perfecto, pero siendo conscientes de que esa perfección nunca llega… Baretos, pubs, garitos, salas, discotecas, antros y tascas. ¿Qué buscas? Nos influye el ambiente, las personas, la música… y otros detalles de los que a veces ni siquiera somos conscientes. Pero, amigo mío, hay que abrir la mente y “tolerar” pequeños defectos para estar a gusto, y es con ese flexible idealismo con el que se encuentran las más raras y especiales flores nocturnas.

La musica notturna delle strade di Madrid-Bocherini

Comparte este artículo en tu muro de Facebook