El barrio de Salamanca alberga un auténtico templo de purificación para la mente y el espíritu. Se trata de Hamman Ayala, unos baños árabes que recogen la auténtica esencia y rituales de belleza de esta cultura milenaria.

Su tratamiento estrella son los baños de vapor. Consiste en pasar por salas húmedas a diferentes temperaturas para que el cuerpo se atempere gradualmente. Estan aromatizadas con leche de eucalipto y menta que favorece la apertura de los poros de la piel para liberar las toxinas, descongestiona las vías respiratorias, alivia las tensiones musculares y estimula la circulación sanguínea.

Durante la estancia en estas salas húmedas se aplica el genuino jabón negro, de origen milenario en oriente próximo. Se trata de una pasta de aceitunas negras y sal que prepara la capa superficial de la piel para arrastrar, con la ayuda de un guante de exfoliación o Kessa, todas las células muertas del cuerpo.

Hammam Ayala

Salas húmedas

El tratamiento culmina con una envoltura de manteca de karité, altamente hidratante con un alto contenido en vitamina F que suaviza los signos de la edad en la piel y la estrías y mejora los síntomas de dermatitis atópica y el eczema. Si se desea se puede añadir a este ritual básico (50 €) un masaje relajante de entre 20 minutos (25 €) y una hora (60 €). Todos los rituales terminan con una degustación de auténtico té y pastas morunas en su tetería en la planta superior.

El centro completa su oferta con una selección de tratamientos de belleza de manos y pies, y faciales con aceite de Argán, conocido como “oro líquido de Marruecos”, que por su alto contenido en vitamina E combate el envejecimiento y la sequedad de la piel y se torna ideal para cuerpo, rostro y cabello.

Se requiere concertar cita previa. Horario: martes y jueves de 10:00 a 20:00h; y miércoles, viernes, sábado y domingo de 13:00 a 22:00h. Cierra los lunes. www.hammamayala.com

Comparte este artículo en tu muro de Facebook