Creo que si hay algo que Madrid debe envidiar a otras ciudades es la facilidad para circular en bicicleta por el centro y hacer uso de ella para ir al trabajo o para utilizarla como una alternativa al coche o transporte público. Aunque se ha avanzado, queda mucho por hacer para llegar al nivel de otras ciudades. Movimiento como bicienjambre o bicicritica, que reúne cada último jueves de mes a cientos de ciclistas que toman la ciudad, nos recuerdan que la bici tiene que conquistar su espacio en Madrid.

Bien es cierto que Madrid no es una ciudad precisamente plana y que tampoco es plan de llegar a la oficina con los sobacos cantando, pero nada que no pueda solucionarse con un poco de forma física y pedalear a un ritmo adecuado o una ducha en el trabajo. A decir verdad, hay ocasiones en las que el autobus o el metro en hora punta tampoco favorecen llegar a la oficina haciendo amigos.

La fiesta de la bicicleta se celebra desde el año 1978 y cada año reune mas y mas personas. De hecho, en algunos momentos del recorrido, de unos 22 kilómetros, hay que bajarse de la bici porque el pelotón se agrupa demasiado, algo que debería tener en cuenta la organización en próximas ediciones, así como la llegada a la meta que se hace complicada cuando se van acumulando ciclistas que terminan el recorrido.

Pero como su propio nombre indica el evento es una fiesta que cada uno celebra a su manera, simplemente recorriendo el circuito y disfrutando de las principales calles de la ciudad sin coches o disfrazándose para la ocasión, saliendo a pedalear con la familia y los niños o aprovechando para manifestar cualquier reivindicación.

Conviene seguir una serie de recomendaciones para participar: No es necesario salir a la hora exacta de la salida, no es una carrera, así que es mejor esperar un poco y salir un poco mas tarde que ir con todo el mogollón. También se puede incorporar uno al recorrido en cualquier punto, no hace falta hacerlo entero. Hay que ir con cuidado, las caidas son habituales y para no engancharse con otra bici conviene no hacer movimientos bruscos para no sorprender al que va al lado. Para ir hasta la salida, lo mejor es coger el transporte público. (Si, se puede meter la bici en el metro)

Para los que no suelen ir en bici: aunque hay alguna cuesta, el recorrido no es muy exigente, y en poco mas de una hora se puede terminar sin un excesivo esfuerzo. Si no tienes bici y nadie te presta una siempre puedes alquilarla (hay varios locales de alquiler de bicis cerca del retiro).

Y si no vas a participar y tienes que atravesar el recorrido como peatón, mas te vale armarte de paciencia o buscar algún paso elevado o subterráneo porque atreverse a cruzar la calle esquivando a los ciclistas es bastante arriesgado.

Comparte este artículo en tu muro de Facebook