Si buscamos en el diccionario sinónimos de la palabra ‘sublime’, encontramos: elevado, excelente, eminente, excelso, grandioso, extraordinario, insuperable, excepcional, inestimable, espléndido, soberbio, admirable, inmaterial, celestial, divino, glorioso, paradisiaco. Todos estos adjetivos construidos sobre una sólida base de conceptos victorianos, versallescos, clásicos, románticos, medievales y fantásticos, y mezclados apasionadamente con ideas góticas, burlesques y steam-punk, finalmente dan como resultado Sublime, una línea de moda alternativa creada por la diseñadora Muriel Dal Bo.

Esta artista multidisciplinar basa sus hermosas creaciones vintage en lo histórico y lo mágico, y realiza por encargo cada modelo de forma completamente artesanal, mimando los detalles (que son muchos y de enorme riqueza) y esculpiendo delicadamente sus fantasías hasta dar forma a los deseos de quien anhele vestirse con ellos.

Los sueños que Muriel plasma en sus vestidos y complementos son auténticas y singulares obras de arte que aspiran a retratar a heroínas medievales, doncellas clásicas, estatuas griegas, damas de principios de siglo, valquirias wagnerianas, hadas y ninfas, cabareteras románticas y muñecas antiguas, mujeres extremadamente femeninas y sin embargo resueltas, supervivientes, con determinación y que se buscan a ellas mismas conservando siempre el encanto y la dulzura con la ayuda de faldas y mangas abullonadas, corpiños, canesús, enaguas, ligueros, terciopelo, tules y organzas, camafeos, gargantillas, guantes largos y mitones, encajes, brocados y pedrería, lazos y mariposas.

El concepto de Sublime no es el de una tienda física y no vende por internet sino ayudándose de ella, de manera que busca el trato de tú a tú con el cliente para, entre ambas partes, crear diseños únicos y personalizados, customizados al gusto de cada comprador en particular, para lucirlos en eventos especiales o incluso para que puedan usarse en el día a día. Siguiendo esta filosofía de encargos a medida, cabe mencionar el trabajo que realiza de ropa pintada a mano: se trata de transformar prendas no originales de Sublime mediante la customización a través de la pintura; la pieza, sea cual sea, se convierte en un lienzo donde Muriel trabaja de forma completamente improvisada y sin bocetos previos sobre lo que le inspira el espacio vacío, dando lugar a bellos cuadros en blanco y negro casi siempre, que representan sus eternos motivos clásicos, góticos, fantásticos, románticos….

Sublime también alquila su vestuario para sesiones de fotos, una inusual oportunidad de convertirse en una dama de cuento de hadas durante un rato mágico y conservar unas imágenes de ensueño como las que se pueden contemplar en sus ábumes.

Si queréis conocer de primera mano el trabajo de Muriel Dal Bo, el próximo sábado día 26 se prepara un mercadillo en la plaza del 2 de Mayo de cara a las Navidades, donde podréis beneficiaros de descuentos en sus hermosas piezas de artesanía, para regalar o vestirse en estas fiestas.

Para consultas o encargos, podéis contactar a través de Facebook o en su página web.

Felices y sublimes sueños.

Comparte este artículo en tu muro de Facebook