Para los que no estéis demasiado metidos en el mundo de la música clásica o creáis saber poco de compositores e intérpretes… quizá sí os suene la siguiente noticia:

 Uno de los mejores violinistas del mundo estuvo tocando de incógnito en el metro de Washington  en hora punta, con un Stradivarius valorado en $3.5 millones. Se estima que unas 2.000 personas  pasaron por ahí esa mañana, pero sólo recibió $35. Si os suena esta historia, quedaos con el      nombre: Joshua Bell.
Este experimento realizado por el Washington Post consistía en un estudio sociológico para ver si somos capaces de apreciar la belleza en cualquier situación, o si es necesario estar en una sala de conciertos y pagar una entrada para darnos cuenta.

Pero ya no hace falta que vayáis al metro para escucharle, porque esta semana viene al Auditorio Nacional de Madrid, junto con la Orquesta Nacional. El programa es uno de los conciertos para violín y orquesta más míticos e interpretados del repertorio romántico alemán: el nº 1 en Sol menor de Bruch.
Se trata de la obra más conocida de este compositor, de hecho la fama de este concierto eclipsó el resto de su obra, algo de lo que el propio compositor se quejaba. Si bien no destaca por innovador, sí por su construcción melódica y su lirismo. De manera similar a Brahms, Bruch se abrazó a la tradición mientras sus contemporáneos Max Reger, Richard Strauss o Claude Debussy innovaban y cometían “locuras”, a ojos de Bruch.

Sin meterme en demasiados detalles, unas palabras sobre la obra. Se compone de 3 movimientos: el primero un inusual Preludio (Vorspiel) que en opinión de algunos no es más que una introducción y presagio del segundo movimiento, pero que sin embargo tiene un tema principal donde destaca el virtuosismo del violín, un punto de clímax que recuerda a Brahms, y en general un carácter expectante, que liga directamente con el segundo, sin interrupción. El Adagio se considera la joya de la obra por su melodía y lirismo, es un movimiento íntimo y profundamente expresivo con forma de rondó. El tercero, Allegro, comienza con un espectacular crescendo, y un primer tema de carácter folklórico y desenfadado, introduciendo después un segundo tema que contrasta con el primero por su carácter lento y algo trágico, de modo que parece que corta el baile del primer tema en varias ocasiones.

Dicho esto, ¿dónde y cuándo?: Viernes 19 y Sábado 20 a las 19:30h., y Domingo 21 a las 11h. Pero… ¿cuánto?: ¡entradas desde 4€! Una ganga.

Además el programa del concierto lo completan:

  •  la Overtura de Egmont de Beethoven (basada en la obra de Goethe, con carácter épico y heroico, tiene la fuerza y el final apoteósico típico de Beethoven)
  •  Ein Heldenleben (“Una vida de héroe”) de R. Strauss, fantástico “poema sinfónico” con un interesante título al ser una obra autobiográfica…

Como guinda del pastel, el año pasado Joshua Bell dio como propina en Madrid Aires gitanos de Sarasate, compositor y violinista español del XIX. Aquí os dejo el vídeo en directo (una pena que el público se ponga a aplaudir en mitad), pero aun así fantástica interpretación, ¡disfrutad!

 

Comparte este artículo en tu muro de Facebook